La primera vez que entre en un alfar, el olor a barro humedo, la plasticidad del material y la magia del alfarero creando una vasija... en aquel momento tuve la sensación de que la cerámica formaría parte de mi vida.